Facebook Twitter

No es él, eres tú

Escrito por Redacción

Martes, 22 Diciembre 2015 11:57

La Platea de Juanma G. Anes

(Huelva Información)

Ver a ese hombre tocando el saxofón mientras era sometido a una cirugía para extirparle un tumor cerebral es de esas cosas que a uno le dejan helado; hasta las paranoias de ‘House’ parecían más reales que eso. Tal intervención médica extrema sucedió en Málaga recientemente pero, en realidad, no hace falta irse muy lejos, ni en la distancia ni en el tiempo, para contemplar algo similar: al igual que la orquesta del Titanic seguía tocando pese a que el barco se hundía, el Recre sigue malviviendo y aquí seguimos mareando la pandereta mientras su caída no tiene freno. Y lo que queda... si no hay milagro mediante.

Que aquí no se ha cuidado como se debía a la gente -ni a los fieles ni a los recreativistas ‘de boquilla’- es evidente; que las formas casi siempre echaron para atrás, también; que lo que se ve sobre el césped desde hace un lustro es para salir corriendo –salvo en contadísimas ocasiones-, por supuesto. “Es que Comas… es que lo de la venta a Gildoy… es que los jugadores… es que la Segunda B… es que los aparcamientos… es que el frío junto a la ría”… Que sí, que sí, que hay mil razones para darle la espalda, pero lo que está a punto de desaparecer no es Comas, ni Gildoy, ni el frío; eres tú.

Porque, por mucho que lo parezca, el Recre no es Comas, como tampoco el Recre era Rodri, ni Mendoza, ni Dumois ni lo era ni será nadie. El Recre eres tú, que un día saliste a la calle para celebrar la vuelta a Segunda con Caparrós después de años y años en otro infierno; el Recre es de todos a los que se nos encogió el corazón como nunca con cada gol en el Bernabéu con dedicatoria al cielo; el Recre es de quien vibró con Rincón, con Guerra, con Morita, con Iván Rosado, con los regates de Alzugaray o con el arte de Antoñito; con Márquez, con Viqueira, con Luzardo, con Cazorla... El Recre es la manifestación de octubre, es el recibimiento tras lo de Soria, es la invasión de Málaga, es esa lección que dimos en la final de Copa. Todo eso puede quedar pronto en un recuerdo sin el más mínimo sentido si este chiringuito cierra. A mediados de los 90 salimos de una muy parecida a ésta con la gente volcada y con miles de onubenses yendo al Municipal a apoyar a su Decano cuando éste más lo necesitaba, como lo necesita ahora. El momento es ahora. No es por Comas; es por ti.

CLICK PARA COMENTAR

Los 3 más

Sin contar a madridistas y culés, estos tienen mejor puntería
El Desmarque